Botas de montaña
Inicio / Como elegir las botas de montaña

Como elegir las botas de montaña

Elección a la hora de comprar unas botas de montaña

Eleccion botas de montaña

  1. Haremos un análisis del cual es el objetivo o finalidad del uso que vamos a dar a las botas de montaña. Por su rigidez podemos clasificarlas en botas blandas, semi-rígidas y rígidas. Según el tipo de vía por la que vayas a caminar necesitarás que tus botas sean más o menos flexibles.
  2. Las botas de montaña más blandas son perfectas para hacer recorridos en verano y senderismo poco técnico durante todo el año, las semi-rígidas para caminar en primavera o en otoño, y las rígidas se utilizan para subir picos en invierno, escalada o en verano si la ruta es muy complicada o presenta mucha piedra.
  3. Del mismo modo, según su objetivo hay  botas de montaña de caña alta y caña baja. Las de caña alta suelen ser semirrígidas y han sido creadas para evitar torceduras en las articulaciones, ya que refuerzan mucho más la zona de los maléolos. Generalmente se utilizan en alta montaña. No es aconsejable que las emplees si vas a transitar por pistas o zonas llanas, ya que reducen la movilidad del tobillo y pueden resultar excesivamente rígidas.
  4. Las botas de montaña de caña baja son ideales para caminar por pistas o para hacer rutas sencillas, como por ejemplo para hacer las denominadas vías verdes por el interior de España, ya que se caminan muchos kilómetros pero la mayoría suelen ser en pistas, carretera o monte sin mucha dificultad.
  5. Tienes que tener muy en cuenta el peso de las botas. Si vas a andar durante muchas horas es adecuado comprar una bota más ligera.
  6. Procura invertir en unas botas con buena  suela, adecuada al terreno en el que vayas a caminar, será tan importante  el dibujo como la dureza de las propiedades del material,  ya que son como la cubierta de las ruedas de un coche que con el paso de los años también se cuartea y pierden propiedades técnicas. En gran medida pendes de tu adherencia al suelo y por lo tanto te juegas tu vida. En el mercado encontrarás suelas de alta calidad como la marca Vibram. Pero ojo, hay que tener  en cuenta que dentro de esta marca hay diferentes calidades y muchas veces depende del compuesto que aconsejan las grandes marcas de botas para la fabricación de sus suelas.
  7. Cómprate  unas botas con una buena membrana impermeable. Por ejemplo  Goretex es un forro que le podemos adquirir con diferentes índices de porosidad, no son de iguales calidades todas las membranas de la misma marca y debemos informarnos en la medida de lo posible cual es el nivel de traspirabilidad para mantener los pies secos y ventilados dependiendo del terreno donde lo vayamos a usar. Una mala elección en el tipo de membrana de las botas puede repercutir en su rigidez. Con el tiempo siempre terminan por agrietarse pero hoy en día es una de las mejores membranas que podemos encontrar.
  8. Analiza si vas a necesitar acoplar crampones a las botas de montaña. En el mercado podemos encontrar  botas “cramponables” y “no cramponables”. Algunas tienen un bordillo delantero  y otro en la parte trasera que son para alojar los crampones automáticos. Hay otras botas que sólo presentan una muesca en la parte trasera, esas son semiautomáticas, y por ultimo hay otras que vienen sin muesca pero valen para acoplar crampones de correas.
  9. Se consciente que unas buenas botas de montaña pueden durarte varias temporadas, invierte en la salud de tus pies con buenos materiales, ganaras en confort  y podrás disfrutar  plenamente de este deporte. No escatimes en el precio y busca unas botas de montaña que se adapten totalmente a tus pies. Si te está demasiado apretada puede influir en la circulación sanguínea y al no circular la sangre se te enfríe más rápidamente los pies. Si te baila excesivamente el pie esto puede provocar erosiones, rozaduras y ampollas.
  10. Expertos en alpinismo dicen que “las botas, después de la cabeza, es el elemento más importante del montañero”, tampoco olvides que es muy importante tener un buen estado físico para reaccionar rápidamente a comprometidas situaciones que te puedas encontrar.